Emergencias veterinarias que puede cubrir tu seguro de perro

Emergencias veterinarias que puede cubrir tu seguro de perro

Ser dueño de un perro es una gran responsabilidad, muchas veces nuestras mascotas se pueden terminar metiendo en situaciones arriesgadas que los hacen lastimarse o enfermarse.

La mayoría de las personas no tienen un respaldo económico para poder pagar este tipo de emergencias, pero si contratas un seguro de perro en México puedes evitar tener que gastar de más y puedes llegar a salvar la vida de tu amigo peludo.

¿Cómo puede ayudarte un seguro de perro en caso de una emergencia?

Los seguros de perro en México están diseñados para poder ayudar a los dueños aligerar el gasto de tratamientos, medicinas y revisiones veterinarias de sus mascotas.  Dependiendo el tipo de cobertura que solicites será que puedas tener la posibilidad de tener una cobertura por gastos quirúrgicos y emergencias veterinarias.

¿Los gastos quirúrgicos cubren la cirugía de mi perro?

Los gastos quirúrgicos se refieren a todo el material, equipo veterinario y medicinas que se necesitan al momento de realizar una cirugía.

Pero estos gastos son totalmente independientes de la cirugía, por lo que debes revisar si tu póliza solo cubre este tipo de gastos y aparte el procedimiento veterinario o sólo el equipo.

¿Qué tipo de emergencias cubre tu seguro de perro en México?

Los seguros para perro cubren emergencias como los cuidados quirúrgicos, emergencias que necesitan de una cirugía, especialistas veterinarios en ortopedia, tratamientos de cáncer, neurología, radiología, cuidados relacionados con la matriz y cardiología.

Todos estos procedimientos veterinarios especializados son muy costosos en México, por eso lo más recomendado es contratar un seguro para perro con cobertura amplia que te permita contar con este tipo de servicios. A la larga lo que puedas pagar por estas pólizas no se compara con el enorme gasto de tener que pagar por estos tratamientos al momento.

Saca el mayor provecho de tu seguro para perro

Si ya has contratado un seguro para perro, es importante que revises cuidadosamente tu contrato para poder encontrar cualquier tipo de limitante o exclusión. Lo último que un dueño quiere es tener a su mascota enferma y enterarse que no puede ser atendido correctamente porque tu seguro no cubre los gastos necesarios para su tratamiento.

Si hay una clausula o condición que no te queda claro lo mejor es hablar con tu agente de seguro hasta que la entiendas completamente, no te arriesgues a perder dinero o invertir en un saco roto. Si algo no te parece justo contempla la posibilidad de cambiar de compañía.